“Historia de fantasmas” (2017): la estructura infinita de la vida

Actualizado: 25 de nov de 2020

La película de Daniel Lowery es un poema visual, que nos invita a reflexionar acerca de los vínculos que se mantienen después de la muerte. La película se encuentra disponible en Netflix. Advertimos que el texto contiene spoilers.


Por Ana Lucía Alva CRÍTICA/NETFLIX

Actúa Ronney Mara. Imagen: Hollywood reporter

El director estadounidense Daniel Lowery nos invita a cuestionarnos y abrir la mente acerca de un infinito viaje vivencial a través de su película Historia de fantasmas (A Ghost Story), la cual tuvo su estreno mundial en el festival de Cine de Sundance en el 2017. Este poético film narra la historia de un hombre fallecido recientemente (Casey Affleck) quien regresa su casa como fantasma para consolar y estar con su esposa (Rooney Mara). Tras descubrir que en su “nuevo estado espectral” no pertenece a ningún tiempo exacto ni a un lugar predeterminado, el fantasma se queda estancado en aquel espacio físico en el que vivió, en donde presencia las distintas etapas y personas que transcurren a lo largo del tiempo. Es allí que se enfrenta a los cuestionamientos de la vida, los recuerdos y la historia, poniendo a prueba la inmensidad de la existencia.


La estructura de esta película está compuesta por tres actos casi oníricos, en que creemos estar viendo una historia lineal, pero así como el mismo fantasma, la totalidad de la obra escapa de la importancia del tiempo-espacio para dar paso a lo sobrenatural y no tan recurrente. El film arranca con una pequeña introducción espacial: fondo negro, luces, estrellas y meteoritos. Luego da inicio al primer plano, en donde vemos a la pareja echada en la cama, fuera de foco. De esta manera, comienza la secuencia de “presentación” y entramos en la convivencia conyugal. Conocemos el espacio que rodea a la pareja y un ligero vistazo a su rutina. Así, se implanta la primera manifestación fantasmal frente a la pareja y del mismo modo, para el espectador.


Acto seguido, la cámara anuncia un accidente. Sin tiempo para cuestionarnos lo sucedido, nos ubicamos en el hospital para acompañar y entender la muerte del personaje protagonizado por Affleck. El difunto cuerpo es cubierto por una sábana blanca, elemento narrativo que también constituye a un fantasma y mediante el cual gira toda la película. Daniel Lowery, el director del filme, menciona la idea original como “una historia de fantasmas” que, mediante el paso del tiempo, trasciende cualquier experiencia de ese tipo, para alcanzar el complejo mundo de la muerte y con ello, observar las delicadas instancias de una pérdida, lo cual se desarrolla en todo el largometraje.


Fuente: DVDizzy

La obra avanza y regresamos a la casa de la pareja. Somos espectadores directos del difícil duelo de la viuda, quien intenta día a día reconstruir su vida. El fantasma, ausente y presente a la vez, ocupa un espacio de observación continua. Sin lograr despegarse o moverse del hogar, permanece en un plano sumamente estático, presente en las distintas etapas de las personas que transcurren por su antigua casa. Los días pasan y la que era su esposa llega con otro hombre. El espectro, quien todo lo percibe, realiza su primera intervención.


Desde mi punto de vista, Historia de fantasmas es narrada por infinitas metáforas; tanto textuales como visuales. Inicia justamente con el primer conflicto emocional del fantasma: ver a su mujer con otra persona. La historia continúa y la mujer decide mudarse para poder olvidar y cerrar esta etapa, pero antes deja una pequeña nota dentro de una grieta de la pared. Este elemento sujeta al espíritu dentro de la casa. Forma parte de lo que el ente no puede resolver para poder mudarse, también, a otro plano, y luego quien sabe, a otra vida.


De esta manera inicia el segundo acto, donde el espíritu permanece en el hogar conviviendo con los nuevos inquilinos. La familia vive con esta alma sin saberlo, y cuando este se ve afectado, se manifiesta de manera violenta, por lo que se genera una mudanza más en aquella casa. La llegada de un tercer inquilino y una fiesta de por medio son el cierre de esta segunda instancia de la película. El diálogo se torna en un discurso existencialista, el cual ocupa un lugar de “mensajería y reflexión”, dejando de lado las metáforas previamente utilizadas para profundizar en lo que se ha venido trabajando como subtexto dentro del film.


A raíz del tercer y último acto, el fantasma abandona el espacio físico, el hogar que lo remitía al pasado. Es así como este ente sensible termina por cerrar su ciclo, lo que es también, el gran cierre de la metáfora del largometraje. Finalmente, la obra culmina de una forma “circular” es decir, se regresa al mismo punto de inicio, fortaleciendo con ello la idea de un ciclo vital infinito. Saber qué hay después de la muerte es uno de las preguntas más enigmáticas para el individuo y lo que busca representar este filme. En Historia de fantasmas el ser humano estaría compuesto por distintos planos: materia y espíritu. Estamos presentes en el mundo físico, pero también en el de las ideas y emociones, lo que dota a los personajes de una severa dualidad, que se encuentra representada en la esposa y el esposo fantasma.


Por ello, Historia de fantasmas pone a prueba, bajo una simple historia, los espacios, los vínculos, el desapego y la existencia en su totalidad. Es inevitable plantearnos las siguientes preguntas. ¿Qué es la muerte si no el fin de la vida? ¿Las almas que permanecen en el plano terrenal son conocidas como fantasmas? ¿Será solo un cierre para desprendernos del terreno físico y luego seguir existiendo?


Los trabajos firmados son de responsabilidad de los autores. Esta página web se realiza con fines absolutamente educativos.

UBÍCANOS

Avenida Javier Prado Este N.° 4600
Urbanización Fundo Monterrico Chico
Distrito de Santiago de Surco 
Provincia y Departamento de Lima

© Universidad de Lima, 2019

Todos los derechos reservados