“Malcom & Marie” (2021): olvidada en el Oscar

La primera película grabada durante el aislamiento del 2020 se enfoca en el talento de sus actores. Se trata de uno de los primeros estrenos más “prestigiosos” de este 2021, que fue ignorado por los premios de la Academia.


Por Marcelo Paredes CRÍTICA/ NETFLIX

Fuente: IMDb

Malcolm (John David Washington) es un director de cine que asiste a la premier de su nueva película acompañado de su novia Marie (Zendaya). El estreno parece haber sido un éxito, sin embargo, la pareja queda a la expectativa de las críticas. Al llegar a casa, las tensiones acumuladas entre ambos serán un detonante para abrir viejas heridas.


Sam Levinson, responsable de la versión estadounidense de la serie Euphoria, dirige su tercer largometraje, grabado en secreto durante la cuarentena. Con solo dos actores y una locación, el cineasta se despoja de la imagen hiper estilizada que caracteriza a la serie de HBO y usa, más bien, un look de algún modo más íntimo. Con ello Levinson demuestra una mayor versatilidad, con una puesta en escena diferente.


Los personajes lucen vulnerables frente a cámara, y el director que resalta como una clara influencia es sin duda alguna John Cassavetes. El uso del monólogo, los planos que exploran los vínculos entre los personajes, son propias del estilo del director de películas como Una mujer bajo la influencia o Faces. Es bueno ver cómo las lecciones de Cassavetes sirven hasta hoy en día, sobre todo si de grabar con tantas limitaciones se trata.


Fuente: IMDb

Levinson pone todos sus esfuerzos en desarrollar la cercanía romántica entre los personajes. A pesar de ello, Malcolm & Marie no se siente del todo verosímil. Las constantes exaltaciones se desarrollan en un breve lapso y no terminan de ser creíbles. En ese sentido, parece que Levinson estiró de más la narrativa. Lo que en un inicio se sentía fascinante pierde fuerza al momento de llegar al cierre. No consigue esa misma intensidad realista que Noah Baumbach construyó en Historia de un matrimonio, o al menos no llega a ser constante en eso.


Un aspecto llamativo del filme es cómo retrata la condescendencia de muchos críticos en Hollywood. En una época dominada por la corrección política, es muy común el supuesto “trato especial” que se le dan a cierto tipo de historias. Pero, lo que sorprende es que una película hecha por actores mediáticos y con distribución masiva haga un comentario sobre algo así. Es inusual y más si es de un modo tan punzante. Quizá si se le daba mayor cabida a esto, el filme sería más interesante.


Fuente: IMDb

Sobre las actuaciones, Zendaya supera toda expectativa. El dolor que siente su personaje es, gracias a ella, muy palpable, dándole humanidad a un guion que por momentos carece de eso. El contraste con John David Washington, quien sí está más al filo de la sobreactuación, permite ver ese dominio que ella tiene en toda la situación. Por lo que, además del simpático atractivo visual, no cabe duda de que Zendaya es el punto fuerte del filme, ya que el guion va perdiendo consistencia a medida que las situaciones se tornan repetitivas.


La intención de que Malcolm & Marie sea tomada en cuenta para la temporada de premios es evidente. Sigue la misma tendencia de otras películas “teatralizadas” y con nominaciones de la Academia como El padre, Una noche en Miami o La madre del blues. Por ello, Netflix apostó por las actuaciones, especialmente la de Zendaya. Probablemente, el exceso de propuestas de este tipo, y la respuesta poco favorable de la crítica, es lo que terminaría quitándole esas chances.


Más allá de lo llamativo que resultó el modo en que se hizo, Malcolm & Marie termina siendo una cinta correcta, que pudo ser mucho mejor.