2020: nuestras películas preferidas (parte 2)

La segunda entrega de las películas de ficción y documental preferidas por los redactores de la Revista Ventana Indiscreta. Los filmes fueron producidos, estrenados o visualizados este año.

Redacción
ESPECIAL
PELÍCULAS 2020

Diciembre 30, 2020

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Instagram

Largometrajes estrenados o producidos el 2020. Incluye también algunas películas vistas por primera vez en este año:


Nicolas Carrasco


1. Ne croyez surtout pas que je hurle (Frank Beauvais, 2019)

2. Diamantes en bruto (Josh Safdie y Benny Safdie, 2019)

3. Fourteen (Dan Sallitt, 2019)

4. Ficción privada (Andrés Di Tella, 2019)

5. Journal de septembre (Eric Pauwels, 2019)

6. About Endlessness (Roy Andersson, 2019)

7. El faro (Robert Eggers, 2019)

8. Atenas (Cesar González, 2019)

9. La deuda (Gustavo Fontán, 2019)

10. Atlantis (Valentyn Vasyanovych, 2019)


Vanessa Nina

Esta lista solo incluye películas dirigidas por mujeres. Sin orden de preferencia:


1. Never Rarely Sometimes Always (Eliza Hittman, 2020)

2. Mi nombre es Baghdad (Caru Alves de Souza, 2020)

3. First Cow (Kelly Reichardt, 2019)

4. Canción sin nombre (Melina León, 2019)

5. Las mil y una (Clarisa Navas, 2020)

6. Quo Vadis, Aida (Jasmila Žbanić, 2020)

7. A Metamorfose dos Pássaros (Catarina Vasconcelos, 2020)

8. Retrato de una mujer en llamas (Céline Sciamma, 2019)

9. Promising Young Woman (Emerald Fennell, 2020)

10. Aves de presa (Cathy Yan, 2020)



José Carlos Cabrejo

Sin ningún orden de preferencia:


1. Mother, I Am Suffocating. This Is My Last Film About You (Lemohang Jeremiah Mosese, 2019)

2. Possessor (Brandon Cronenberg, 2020)

3. Diamantes en bruto (Los hermanos Safdie, 2020)

4. The Woman Who Ran (Hong Sang-soo, 2020)

5. Su casa (Remi Weekes, 2020)

6. Siberia (Abel Ferrara, 2020)

7. State Funeral (Sergei Losnitza, 2019)

8. My Mexican Bretzel (Nuria Giménez, 2019)

9. Pari (Siamak Etemadi, 2020)

10. Exil (Visar Morina, 2020)

11. Fourteen (Dan Sallitt, 2019)

12. Impetigore (Joko Anwar, 2019)

13. Color out of space (Richard Stanley, 2019)

14. Emilia (César Sodero, 2020)

15. Blanco en blanco (Théo Court, 2019)

16. Ghost Tropic (Bas Devos, 2019)

17. Malmkrog (Cristi Puiu, 2020)

18. Supa Layme (Fumito Fujikawa, 2020)

19. Una vida oculta (Terrence Malick, 2019)

20. Bliss (Joe Begos, 2019)

21. Swallow (Carlo Mirabella-Davis, 2019)

22. La chica que amaba a los caballos (Jeff Baena, 2020)

23. El diablo a todas horas (Antonio Campos, 2020)

24. Leap of Faith: William Friedkin on The Exorcist (Alexandre O. Philippe, 2019)

25. Crazy World (Nabwana I.G.G., 2019)


En este año también pude ver varios títulos de otros tiempos. Los que más recuerdo son los siguientes:

Ticket of no return de Ulrike Ottinger y los excesos por el alcohol y la comida.

The Epic of Everest, un documental mágico de los tiempos mudos y en la frontera con el estilo trascendental del que habla Paul Schrader.


Los giallos y thrillers eróticos de Umberto Lenzi, entre los que se cuentan Orgasmo y So sweet… So perverse. Son laberintos góticos y psicodélicos imperdibles, en los que se desplaza Carroll Baker.

Los poliziotteschis de Sergio Martino y, nuevamente, Umberto Lenzi, como The Violent Professionals,Almost Human y The tough ones. Se disfruta no solo el duro carisma de Luc Merenda y Maurizio Merli, sino también el áspero fulgor de un actor gigante como Tomas Milian.

Keoma, un gran western crepuscular del realizador italiano Enzo Castellari. 

The Night Child de Massimo Dallamano y El anticristo de Alberto De Martino. Dos muestras estilizadas que cómo Italia explotaba el éxito del terror norteamericano en los años setenta. Muchas veces, a propósito del cine de género de aquel país, se puede afirmar que en la copia está la originalidad.


Algunos títulos maravillosos que pude ver en Criterion Channel, plataforma en la que pude suscribirme a tiempo, antes que pusieran más restricciones a públicos más allá de los Estados Unidos de Norteamérica: ese emocionante cuento de hadas dirigido por Jean Delannoy en colaboración honda y evidente con Jean Cocteau (quien además hizo el guion) llamado L’Éternel retour, con la actuación de Jean Marais; filmes noir esenciales de Robert Siodmak como Phantom Lady y Criss Cross, y un filme de terror de sensibilidad lisérgica como Let’s Scare Jessica to Death.



Diego Oblitas Novoa


Lo que puedo rescatar de la pandemia es que nos dejó un espacio mucho más flexible para aquellos apasionados por el séptimo arte, considerándome entre ellos. A partir de esto, he podido apreciar un cine mucho más diverso, multicultural y, a veces, oculto para muchos, estrenados entre los tantos festivales y diversas plataformas de streaming (a veces también buenos reestrenos) que pudieron vencer al COVID-19 y, como héroes sin capa, no abandonaron a aquellos cinéfilos desamparados. Esta es una pequeña selección de las tantas películas que recuerdo haber visto este año.

Sin ningún orden de preferencia:


1. Siberia (Abel Ferrara, 2020)

2. Atlantis ( Velentyn Vasyanovych, 2019) 

3. Lo que arde (Oliver Laxe, 2019)

4. Las mil y una (Clarisa Navas, 2020)

5. Martin Eden (Pietro Marcello, 2019)

6. Diamantes en bruto (Josh y Ben Safdie, 2019)

7. Los iluminados (Sarah Suco, 2019)

8. Mare (Andrea Staka, 2020)

9. Exil (Visar Morina, 2020)

10. Pienso en el final (Charlie Kaufman, 2020)

11. Largo viaje hacia la noche (Gan Bi, 2018)

12. Michael: Crónica de una obsesión (Markus Schleinzer, 2011)

13. El diablo a todas horas (Antonio Campos, 2020)

14. El hombre invisible (Leigh Whannell, 2020)

15. La Flor (Mariano Llinás, 2016)

16. El Ángel (Luis Ortega, 2018)

17. Manco Capac (Henry Vallejo, 2020)

18. Lavaperros (Carlos Moreno, 2020)

19. Blanco en Blanco (Théo Court, 2019)

20. A Febre (Maya Da-Rin, 2019)

21. La restauración (Alonso Llosa, 2020)


Sebastián Zavala


Y se acabó el 2020, uno de los años más tormentosos y difíciles que hayamos tenido en un buen tiempo. Un año que no hizo más que ilustrar las claras diferencias que existen entre las diferentes clases sociales y países del mundo, y que puso en aprietos tanto a los pequeños empresarios, como a las grandes industrias, incluyendo, evidentemente, a la del cine. Después de todo, la mayoría de grandes cadenas de cine se tuvieron que mantener cerradas por meses —y en el caso de muchas de ellas, siguen cerradas—, y muchos de los estrenos que se supone íbamos a ver en la pantalla grande, tuvieron que ser estrenados en plataformas de streaming, o atrasados para el próximo año.


Lo cual no quiere decir, claro está, que no hayamos podido disfrutar de buenas películas en el 2020. La falta de enormes blockbusters sobre los que la mayoría de cinéfilos se dedica a hablar, hizo que muchas otras películas, más pequeñas y de bajo presupuesto, destacaran más de lo esperado. Tanto así, que todavía me quedan algunas por ver. Como la notable Saint Maud, que espero poder ver en la pantalla grande en enero… si es que las cosas comienzan a mejorar. No carecimos de buen cine en la pantalla chica, cosa que quiero destacar en mi lista de las 10 mejores películas del año.


10. Tenet (Christopher Nolan, 2020)

Visualmente espectacular, impecablemente actuada y temáticamente ambiciosa, Tenet es todo lo que esperaba de una nueva película de Christopher Nolan. Sí, tiene problemas de ritmo y también se toma muy en serio a sí misma, y sí, Nolan abusa un poco de las cámaras nerviosas durante sus escenas de pelea cuerpo a cuerpo, pero nada de eso logra arruinar un filme tan original y gigante como este. El haber podido ver Tenet en una pantalla IMAX, con proyección de 70mm, fue un absoluto privilegio. Son películas como esta las que me recuerdan lo hermoso que es tener este tipo de experiencias en el cine.


9. The vast of night (Andrew Patterson, 2019)

The Vast of Night es el tipo de película que, a pesar de no contar con actores de renombre o secuencias de destrucción masiva, logra generar una reacción emocional muy fuerte en el espectador. Mezclando elementos vintage y homenajes a la obsesión con los aliens de los años 50, con una historia que hemos visto ya varias veces, pero contada de maneras más tradicionales. The Vast of Night es un filme de ciencia ficción como pocos, minimalista pero perturbador y misterioso. El poco comentario social con el que cuenta está bien manejado y aunque el desenlace no es el más feliz del mundo, es satisfactorio y coherente. Puede que The Vast of Night haya pasado desapercibida en algunos círculos, pero ahora que está disponible en Amazon Prime, vale la pena que le den una oportunidad. Dudo que vayan a ver alguna película similar en el futuro cercano.


8. 1917 (Sam Mendes, 2019)

1917 es una clase maestra de dirección cinematográfica, actuaciones, diseño de sonido y música. Es un filme que justifica su tan peculiar estilo visual, demostrando que los planos secuencia, más allá de ser de intentar hacer las cosas de manera “difícil” o “artística”, son un componente vital para esta historia en particular, y para las emociones que Mendes quería desatar en su público. Se trata de un filme de guerra muy diferente al resto, absolutamente visceral y visualmente fabuloso —el diseño de producción es prácticamente perfecto, y el trabajo de Roger Deakins es, como siempre, magistral. 1917 es de las películas de guerra que más he disfrutado en los últimos años, y una que he podido volver a visitar más de una vez en casa durante la cuarentena.


7. Soul (Pete Docter, 2020)

Soul es la mejor película animada del año, de eso no hay dudas. El hecho de que el director Pete Docter y su equipo haya sido capaz de contar una historia que tiene mucho que decir sobre la naturaleza humana, la muerte y la pasión que la gente le tiene al arte y la música, a través de una aventura animada para toda la familia, es digno de admirar. Me da mucha pena que no haya podido ver Soul en el cine. De hecho, considerando lo emotiva y visualmente espectacular que es, estoy seguro que verla en la pantalla grande se hubiese sentido como una experiencia totalmente diferente. Pero incluso viéndose en casa, Soulse termina por convertir en una de las producciones más originales de Pixar; de repente no tan redonda como Intensa-mente o Coco, pero muy superior a la producción animada promedio.


6. La madre del blues (George C. Wolfe, 2020)

La madre del blues es un filme que se basa en la obra de teatro de Agust Wilson. Es una verdadera historia potente que desarrolla sus temas centrales eficientemente y nos presenta un par de actuaciones principales de altísimo nivel. Me animaría a decir, de hecho, que me gustó más que Fences, la adaptación anterior de una obra de teatro del mismo autor dirigida por Denzel Washington (en esta ocasión, Washington solo cumple el rol de productor).


5. El hombre invisible (Leigh Whannell, 2020)

Se podría argumentar que los últimos diez minutos de metraje de El hombre invisiblese sienten algo innecesarios. O que la película se desinfla ligeramente durante el tercer acto, pidiéndole al público que se trague ciertas contorciones narrativas algo inverosímiles. Pero el director-guionista Leigh Whanell hace las cosas tan bien durante los dos primeros actos que esto último no me terminó fastidiando demasiado. El hombre invisible es el reboot que no sabíamos que necesitábamos: una película minimalista de terror, que confía en su público y que a diferencia de La Momia, no trata de construir un Universo Cinematográfico sin siquiera tratar de desarrollar una buena historia primero. Nuevamente: lo que necesitan estos personajes de terror, son películas de terror. ¡Ojalá se animen a hacer lo mismo con los otros monstruos!


4. El faro (Robert Eggers, 2019)

El faro es una de las varias películas que prácticamente fueron ignoradas por premiaciones como las del Oscar. Su nominación a mejor dirección de fotografía estaba muy bien merecida, pero también debió ser nominada, al menos, a mejor director y mejor actor (para Dafoe, Pattinson, o ambos). Se trata de un filme hecho con dedicación, en el que ningún plano falta ni sobra y en el que Eggers demuestra ser un maestro de la verosimilitud, la tensión y el simbolismo. El faro es una película que de haberse estrenado en cines peruanos hubiese atraído a un público muy apasionado, De todas maneras merece ser vista ahora en casa. Tiene demasiadas imágenes potentes e inquietantes que se quedarán grabadas en mi mente por un buen tiempo.


3. Mank (David Fincher, 2020)

Es cierto que Mank no es la película más emotiva que haya visto —Fincher suele ser un director más bien frío, que mantiene al espectador algo alejado de sus personajes. Por ende, el desenlace de la película no resuena de manera tan potente como uno hubiese esperado. Sin embargo, no se puede dejar de admitir que, fuera de un potencial emocional desperdiciado, Mank es un filme magistral, un recuento intelectualmente fascinante y visualmente espectacular de un período importante en la historia del cine estadounidense. El filme, además, sirve como la máxima demostración de los talentos de sus protagonistas; todos, desde Gary Oldman (como era de esperarse) hasta Amanda Seyfried y Tom Burke (gratas sorpresas) dan actuaciones magistrales.


2. Parásitos (Bong Joon-ho, 2019)

Parásitos es, como ya mucha gente ha declarado a lo largo del año, una obra maestra: un producto hecho por un cineasta que tiene muy claro lo que quiere decir a través de su arte y cómo quiere decirlo. Es un filme que logra transmitir mensajes muy claros sobre clasismo, discriminación y los problemas inherentes al sistema capitalista de hoy en día. Bong Joon-Ho no tiene miedo de hacerlo a través de una historia entretenida y visualmente espectacular. Definitivamente es uno de los mejores directores de su generación.


1. Retrato de una mujer en llamas (Céline Sciamma, 2019)

Retrato de una mujer en llamas es un drama romántico excepcional. Una mirada muy específica hacia el desarrollo de una relación condenada al fracaso, a través de la perspectiva de sus dos protagonistas, pero también de una directora que toma decisiones muy particulares —y para algunos, poco convencionales— para otorgarle una estética y una resonancia emocional muy potentes a su historia. Tanto Adèle Haenel como Noémie Merlant actuan excelente y la película utiliza un ritmo lento pero seductor, imágenes innegablemente memorables —como la aparición que Marianne ve de cuando en cuando; de lo más perturbador que he visto en mucho tiempo— y una comparación altamente simbólica con el mito de Orfeo y Eurídice, para que uno logre entender el amor que sienten la una por la otra. Retrato de una mujer en llamas es, por ende, la mejor película que vi este 2020, y una que no me canso de ver una y otra vez en casa.

Como siempre, tengan en cuenta que se trata de una lista completamente subjetiva. Espero que hayan disfrutado también de ellas, y que incluso, encuentren una que otra que todavía no hayan podido ver.


Menciones Honrosas: Hamilton(porque técnicamente no es una película), Bill and Ted Face the Music, Si supieras, Jojo Rabbit, Little Joe, True History of the Kelly Gang, El juicio de los 7 de Chicago, The Farewell, Diamantes en Bruto, 5 Sangres, Manco Capac, Palm Springs.

Los trabajos firmados son de responsabilidad de los autores. Esta página web se realiza con fines absolutamente educativos.

UBÍCANOS

Avenida Javier Prado Este N.° 4600
Urbanización Fundo Monterrico Chico
Distrito de Santiago de Surco 
Provincia y Departamento de Lima

© Universidad de Lima, 2019

Todos los derechos reservados