Voces periféricas: una breve muestra del cine brasileño contemporáneo

Algunas razones que pueden explicar el auge del cine de este país, y un acercamiento a partir de cinco películas recomendadas, disponibles en Mubi.

Por Agustín Baella Arsentales
CRÍTICA
/MUBI

Marzo 13, 2021

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Instagram

Establezcamos como un momento clave para Brasil, la elección de Lula da Silva como presidente en el 2002. En sus dos mandatos se consolidó un proyecto nacional que favorecía económicamente al sector cultural. Con la sucesión de Dilma Rousseff no solo se aseguró la continuidad de dicho proyecto, sino que se redoblaron esfuerzos, lo que permitió una descentralización del cine brasileño. El trabajo se vio interrumpido con la llegada de Bolsonaro a la presidencia. Al menos, antes de él, se fomentó el arte de manera equitativa. Ya no se trataría solamente de la hegemonía de Río de Janeiro o São Paulo, sino que se darían espacio y recursos a regiones lejanas, como Pernambuco, Minas Gerais, entre otras. Por lo tanto, se empiezan a desarrollar nuevas culturas fílmicas, y la búsqueda de un cine más diverso y representativo.


Fruto de esta iniciativa fue la creación del “Fundo Setorial do Audiovisual”, un hito en la política pública de promoción y fondo para el desarrollo de toda actividad audiovisual, que permitió el crecimiento de producciones cinematográficas. Por otro lado, el establecimiento de varios festivales de cine, como el Festival Brasil de Cinema Internacional, estimularon la aparición de nuevos cineastas, con una mayor resonancia mundial.


Además de esta internacionalización, los costos de producción se volvieron más accesibles gracias a la tecnología digital; sin embargo, el gran aliciente fue la apertura de los fondos públicos. El gobierno estaba dispuesto a apostar por nuevas formas de producción, lo cual convirtió a Brasil en tierra fértil para lenguajes cinematográficos propios, de diversos orígenes, identidades raciales y de género.


Es por eso, y aprovechando el especial de películas brasileñas que Mubi está presentando, que recomendamos cinco películas que están en dicha plataforma, que no descuidan sus raíces ni los compromisos políticos. Si aún no conoces Mubi te recomendamos leer este artículo. 

Las buenas maneras (2017), de Juliana Rojas y Marco Dutra


Clara es una enfermera que logra ser contratada como niñera del próximo hijo de Ana. A lo largo del filme las exigencias de la futura madre se van haciendo cada vez más singulares. Clara, quien necesita el empleo, no opone mayor resistencia, incluso cuando estas solicitudes empiezan a tornarse más extrañas por las noches. La tensión entre ambos personajes va en aumento y marca las diferencias de clase entre una empleada doméstica y su empleadora. En el juego de opuestos que da lugar entre ambas, se teje una relación que las va intimando hasta sellar un compromiso de por vida. En este ejercicio de intertextualidad entre géneros cinematográficos –en el que intervienen el melodrama, lo fantástico, el terror gótico, incluso el musical y realismo mágico–, se gesta un inquietante cuento de hadas moderno, que no tardará en transformarse en algo completamente distinto.


El orfanato (2018), de Carolina Markowicz


Basado en experiencias reales, este cortometraje cuenta un momento en la vida de Jonathas, un adolescente huérfano que, después de un intento de adopción por una pareja casada, es regresado al hogar para niños. Las razones por las que es devuelto reflejan actitudes conservadoras que se mantienen arraigadas en el imaginario colectivo y persisten hoy en día en muchas familias. Sin embargo, Jonathas no se deja amilanar por esta falta de pertenencia. Nunca deja de ser él mismo. Sus escapes a la fantasía de ese entorno represivo son una invitación para comprender mejor los gustos y aspiraciones del personaje; además de ser una de las vías de escape para explorar su verdadero yo. Realmente los minutos que discurren se quedan cortos por querer conocer más de su historia.


Temporada (2018), de André Novais Oliveira


En esta historia seguimos a Juliana, una mujer casada que deja su pequeña ciudad natal de Itaúnas para llegar a la extensa metrópolis de Contagem, donde acepta un trabajo dentro de un programa de salubridad que combate la propagación del dengue. La protagonista recorre un camino sin retorno en un intento por dejar atrás algo más que solo un hogar. El proceso de adaptación en su nuevo destino tampoco es fácil; sin embargo, encuentra refugio en los compañeros de trabajo que comparten con ella una pesada carga, y que termina en una comprensión empática. En este nuevo inicio todo es incierto, pero el descubrimiento de medidas temporales en su vida está por pasar a la permanencia.


Érase una vez Brasilia (2017), de Adirley Queirós


La consigna del agente intergaláctico, WA4, quien es enviado de un futuro lejano, es clara: aterrizar en el planeta Tierra, precisamente durante la inauguración de Brasilia en 1960, y matar al expresidente Juscelino Kubitschek. Sin embargo, su nave espacial se estrella en la actualidad, mientras se está llevando a cabo el juicio político a Dilma Rousseff. El agente aterriza en Ceilândia, un suburbio fundado para la población marginada, que representa la frustración de la fantasía que años atrás se tuviera del país. En clave lo-fi, se mezclan temas de ciencia ficción y protesta ciudadana. Desde la perspectiva del viajero espacial, se logra apreciar la descomposición de la democracia, que deviene en un sistema de gobierno vigilante y represivo.


El juicio (2018), de Maria Augusta Ramos


Documental que muestra las consecuencias de la crisis política que llevó a Dilma Rousseff, la primera presidenta de Brasil, a ser destituida de su cargo por el senado, tras ser acusada por corrupción y lavado de dinero, así como atacada por el ala derecha del congreso, sus enemigos políticos. El filme se enfoca en el equipo legal, pero siempre retratando una compleja realidad, con sus diferentes narrativas. La directora nos muestra cómo la corrupción está generalizada en ambos lados de la división política, entre coberturas periodísticas tendenciosas, que responden a inclinaciones ideológicas y que distorsionan los hechos. Todo esto mientras se reflexiona sobre la vulnerabilidad de los sistemas de gobierno democráticos.



Referencias:


Ramayana, L. (2013). Affective Realism and the Brand New Brazilian Cinema. Florianópolis: Universidade do Sul de Santa Catarina.

Vieira, J. y Rich, R. (2020). The new aesthetics of discovery and emergency in the new Brazilian cinema. California: University of California Press.

Los trabajos firmados son de responsabilidad de los autores. Esta página web se realiza con fines absolutamente educativos.

UBÍCANOS

Avenida Javier Prado Este N.° 4600
Urbanización Fundo Monterrico Chico
Distrito de Santiago de Surco 
Provincia y Departamento de Lima

© Universidad de Lima, 2019

Todos los derechos reservados