Festival Al Este: Abel Ferrara y Tsai Ming-liang

Recomendamos 5 películas de Abel Ferrara y de Tsai Ming-liang, respectivamente, como introducción a su formidable obra. Ambos son invitados especiales de la nueva edición del Festival Al Este, que comienza este jueves 1 de octubre.

Por Rodrigo Bedoya Forno
ESPECIAL
/FESTIVAL AL ESTE

Setiembre 30, 2020

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Instagram

Fuente: Festival al Este de Lima

Uno de los platos fuertes que traerá este particular año cinematográfico será la presencia virtual de dos cineastas muy importantes dentro de la cinematografía actual: Abel Ferrara y Tsai Ming-liang, quienes darán sendas clases maestras en el marco del Festival Al Este. Ambos tienen estilos totalmente distintos, pero absolutamente identificables. Ferrara, durante buena parte de su carrera, se movió dentro de los márgenes de los géneros terror y cine criminal. El cineasta neoyorkino explora sus límites, haciendo del exceso y la culpa, temas recurrentes dentro de su filmografía. Algunas de sus películas hacían pensar en el cine de Martin Scorsese, aunque menos pulcro y, por momentos, más desatado.


En los últimos años, Ferrara se ha desencantado por un cine más íntimo y reflexivo, con personajes que parecen siempre invadidos por la culpa o la insatisfacción. Siberia (2020), que se verá en Al Este, es un ejemplo de ello.


Tsai Ming-liang, por otro lado, es acaso uno de los cineastas más representativos de cierto estilo que comenzó en los años 90 y tuvo su auge en la primera década del siglo XXI: el llamado slow cinema o cine de la contemplación. Encuadres largos y fijos, silencios potentes y personajes inmersos en su cotidianidad eran la base de una propuesta estética que no se basaba en lo narrativo, sino en contemplar lo ordinario y sentir el paso del tiempo y la interacción tensa que se ejerce entre los personajes y su entorno.


La intensidad de esa propuesta generó grandes cineastas (desde Lisandro Alonso hasta Apichatpong Weerasethakul), que con sus particularidades, comenzaron a explorar las posibilidades expresivas de esta vertiente del cine. Y Tsai, sin duda, fue uno de los pioneros, generando un contraste fuerte entre el universo movido y avanzado de Taiwán y sus personajes, quienes no parecen encontrarse nunca dentro de la modernidad que ofrece el tigre asiático.


Sin duda, estamos ante un dúo que tendrá mucho que decir en sus presentaciones virtuales. La cita con ellos es imperdible. Por ese motivo, les ofrecemos un Top 5 de cada uno de estos cineastas. Muchas películas faltarán, sin duda, pero este pequeño listado sólo busca ser un disparador de curiosidad, una entrada muy limitada a dos universos que merecen explorarse con avidez.

Abel Ferrara


The Driller Killer (1979)

Los inicios en el cine de Ferrara (quien antes había dirigido unos cortometrajes y un filme porno) son como buena parte de su cine: contra la corriente y pateando la puerta. The Driller Killeres la historia de un artista que comienza a asesinar vagabundos en Nueva York. Su sugestiva violencia y sus encuadres subjetivos la han convertido en un clásico del cine gore.



El rey de Nueva York (1990)


Esta película criminal, de complicada trama, destaca más que nada por su estilo desatado, violento: Ferrara plantea una historia de gángsters, hecha con energía. Los personajes entran en una vorágine trágica de perdición que parece no tener fin, incluso cuando buscan alguna forma de arrepentimiento y redención.



Teniente corrupto (1992)


Ferrara plantea en esta película una historia particular: la de un policía cuyos excesos lo vuelven tan o más peligrosos que los delincuentes que persigue. A esa combinación, el director le agrega una fuerte dosis de culpa católica, lo que da como resultado un filme duro y desolador. Las líneas entre el bien y el mal resultan totalmente borrosas e imperceptibles. Vale la pena seguirla con la película de nombre similar de Werner Herzog, con un exaltado Nicolas Cage.



La adicción (1995)


Esta película de vampiros, hecha con un presupuesto bajísimo, gana puntos por su estilo visual gótico y contrastado: Ferrara filma una ciudad de Nueva York sombría, expresionista y por momentos fuertemente barroca. Las reflexiones intelectuales sobre la culpa y el sentido de la vida -y de la muerte)- resultan un poco forzadas y discursivas; aunque son el preámbulo para un final sorprendente como pocos.



Welcome to New York (2014)


La inmensidad (actoral y física) de Gérard Depardieu es aprovechada por Ferrara para hacer una representación del escándalo sexual de Dominic Strauss-Kahn, político francés que parece sacado de la mente del cineasta. La primera parte del filme es Ferrara en su máximo esplendor: sexo, alcohol y drogas consumidas por un Depardieu balbuceante en una espiral de excesos sin freno. La segunda parte retrata la culpa, uno de los temas predilectos del director, aunque vuelve todo demasiado discursivo.



Tsai Ming Liang


Rebeldes del Dios Neon (1992)


La primera película del malayo radicado en Taiwán retrata el cambio generacional de una sociedad: un grupo de jóvenes recorren Taipei, mirando su modernidad y tratando de encontrar, en medio de esa vorágine, un lugar en el mundo. El contraste entre el neón y el color de la ciudad, con el silencio y la soledad íntima de los personajes genera una melancolía que cala hondo.



El río (1997)


Obra maestra total. La película se centra en la historia de un joven que, de pronto, comienza a sufrir un dolor punzante en el cuello. Su padre, quien va de sauna en sauna en busca de encuentros sexuales, trata de ayudarlo. Pero la historia es lo de menos, lo que importa es ver a los personajes en su cotidianidad: cómo comen, cómo deambulan, cómo tratan de llenar su soledad en medio de una desazón que parece no tener sentido, y que se expresa en una lluvia atroz que no para. Pocas películas más tristes y bellas que esta.



¿Qué hora es allí? (2001)


La soledad es el tema principal de la obra de Tsai Ming-liang. En ¿Qué hora es allí? lo expresa en base al concepto del tiempo: la soledad de un chico y una chica, tanto en Taipei como en París, se va estableciendo en base a encuadres largos y pausados, Nos vamos haciendo conscientes del paso del tiempo como una condena, como algo de lo que no podemos escapar.



Goodbye, Dragon Inn (2003)


Un viejo cine. La última función. Los últimos espectadores. Todos ellos con expectativas distintas pero unidos por un sentimiento de soledad. Los pasillos del cine se convierten en espacios invadidos por fantasmas, los propios personajes que acaso quieren una última forma de conexión, un último abrazo, algo que les permita sobrellevar el futuro incierto. La película es el canto de una era que se termina: la de los viejos cines y su belleza. En tiempos de pandemia resuena mucho más.



El sabor de la sandía (2005)


El humor puede ser muy importante en cine de Tsai Ming-liang, y en pocas de sus películas se refleja mejor que en esta. Números musicales, una historia de amor particular: el chico es actor de películas porno y la chica no lo sabe. Es un mundo donde, por escasez de agua, se recomienda comer sandías. La película cuenta con grandes momentos gastronómicos y sexuales. El fetichismo, ya sea con las sandías, con un cigarro o con otros elementos del mundo que nos plantea Tsai resulta muy estimulante. Una propuesta irresistible.

Los trabajos firmados son de responsabilidad de los autores. Esta página web se realiza con fines absolutamente educativos.

UBÍCANOS

Avenida Javier Prado Este N.° 4600
Urbanización Fundo Monterrico Chico
Distrito de Santiago de Surco 
Provincia y Departamento de Lima

© Universidad de Lima, 2019

Todos los derechos reservados