top of page

Jodorowsky, Lynch y Villeneuve: semejanzas entre tres dunas

La más reciente cinta de Denis Villeneuve no es la primera en abordar la saga escrita por Frank Herbert. A lo largo de los años, esta historia se intentó llevar a la pantalla grande de la mano de Alejandro Jodorowsky. Para su infortunio, el proyecto fracasó en realizarse. Años después, David Lynch traslada el desierto a la pantalla, pero sería un rotundo fracaso. Ahora, con la secuela de Villeneuve estrenada, podemos vislumbrar, entre las arenas de Arrakis, las similitudes que hay en las ideas de estos tres cineastas.


Escribe Mariano Viza                                             ESPECIALES / DUNA

La primera versión de Duna que iba a realizarse era la del cineasta chileno Alejandro Jodorowsky. Esta, a diferencia de las entregas posteriores, tendría un estilo único y particular. Para pena de los entusiastas del cineasta, no se concretó. En el documental Jodorowsky’s Dune (2013) de Frank Pavich, se nos muestra todo el viaje que Alejandro emprendió para hacer su obra más grande que, como todos sabemos, nunca se realizó. Anécdota tras anécdota, la versión del chileno se sentía cada vez más ambiciosa. Parte de ello por los diseños que nos muestra, como el llamativo vestuario, pero también por las estrellas que se había voceado para interpretar a los personajes, así como parte del equipo técnico. Jodorowsky quería que su Duna sea una experiencia, un viaje de ensueño sumido en la droga más potente y liberadora posible. Para ello, llamó a la legendaria banda británica Pink Floyd, que tendría la tarea de componer la banda sonora. Como sabemos, la historia fue otra. Sin embargo, la banda sí tendría presencia, pero en la versión de Denis Villeneuve y no como uno podría pensar. Su canción “Eclipse” se utilizó en el tráiler de la primera parte que se estrenó en el año 2021. Por su parte, Duna (Dune, 1984) de Lynch contó con una banda sonora en la que participó la banda Toto, así como el célebre músico Brian Eno, quien fue miembro de Roxy Music, así como colaborador de artistas como David Bowie, Talking Heads o U2.

 

FEYD RAUTHA: MÚSICO ANDANTE

Siguiendo la línea musical, Jodorowsky reclutó a Mick Jagger, miembro de la mítica banda inglesa Rolling Stones, para que personifique al malvado asesino Feyd-Rautha. En la versión de Lynch, aunque no se contó con el experimentado músico para que personifique al villano, sí se recurrió a otra personalidad de la industria musical como lo fue Sting de The Police. Por último, ya siendo algo lejano, en la adaptación de Villeneuve, Austin Butler, quien personificó a Elvis Presley en la biopic que se realizó en el 2022, fue finalmente el villano perteneciente a la casa Harkonnen. Podría considerarse que este villano de una u otra manera tiene un vínculo con las personalidades de la música, así sea en un plano ficcional.

duna
Feyd Rautha y las versiones de Jodorowsky, Lycnh y Villeneuve.

DISEÑO DE ESPACIOS E INFLUENCIAS A FUTURO

Podría decirse que lo que planeó Jodorowsky en cuanto a diseño de personajes, naves, espacios y más no solo marcó la pauta para lo que sería la ciencia ficción a futuro en franquicias como Alien o Star Wars, sino que influenció particularmente a Villeneuve. ¿Es acaso que el canadiense, en señal de respeto y admiración al trabajo del chileno, rescató alguno de sus diseños? Esto se ve notoriamente en el diseño de naves que utilizan en Arrakis, cuyo nombre es “Ornithopter”. Tanto el diseño de Jodorowsky, hecho por Ron Cobb, como el de Villeneuve se caracterizan por tener un estilo insectoide que vemos en múltiples ocasiones volar por el desierto de Arrakis.


Volviendo a la influencia del pasado al futuro, pues la lista es amplia y se nos muestra así en el documental. H. R. Giger, persona encargada de diseñar la arquitectura de los espacios como lo es la base de los Harkonnen, luego sería parte del grupo que diseñó a la criatura de Alien, conocida como el xenomorfo. Star Wars es quizá una de las franquicias que más bebe de lo que Jodorowsky, en conjunto con Moebius, planteó en sus storyboards. El ejemplo más claro que se ve en Jodorowsky’s Dune es el de la batalla que se libra en La guerra de las galaxias (Star Wars, 1977) de George Lucas entre Obi Wan Kenobi y Darth Vader. Si se compara la secuencia con los planos dibujados se encuentra cierto parecido. Por otro lado, los diseños de vestuario de los personajes en la película Flash Gordon (1980) son muy similares a los que Moebius realizó previamente para “Jodo” como también los trajes en la adaptación de Los amos del universo (Masters of the Universe, 1987), en la que tuvo participación. Por último, en el documental nos muestran secuencias pequeñas diseñadas en los storyboards que se utilizaron luego a modo de referencia u homenaje en cintas como Los cazadores del arca perdida (Raiders of the Lost Ark, 1981), Contacto (Contact, 1997) o Prometheo (Prometheus, 2012).


LYNCH Y EL “SPEEDRUN” DE DUNE

Viendo la versión de Lynch y comparándola con la de Villeneuve, podríamos decir que es un speedrun. Este término se utiliza en el mundo de los videojuegos para ver qué jugador acaba primero el videojuego. En el caso de los cineastas, sería Lynch el encargado de terminar lo antes posible la adaptación de la obra. Si vemos detenidamente ambas versiones podemos vislumbrar secuencias muy similares, como la de Paul Atreides y su inserción en la caja del dolor, su entrenamiento con Gurney o cuando montan a los gusanos gigantes. Sin embargo, lo que las diferencia es que Villeneuve tuvo tiempo de desarrollar toda la propuesta de Duna en dos películas separadas hasta ahora, mientras que Lynch tuvo que hacer la adaptación completa en un marco de 2 horas aproximadamente.

duna
Kyle MacLachlan y Timothée Chalamet como Paul Atreides.

Es probable que Jodorowsky, durante el periodo en que reunía a sus guerreros cósmicos para llevar a cabo Dune, no haya imaginado la profunda influencia que su visión tendría en el futuro del cine. Además, le habría parecido impensable que su película, cancelada antes de ser filmada, tuviera tal repercusión. Me pregunto cómo habría sido el cine, cómo habría sido el blockbuster, si su versión de Dune se hubiese llevado a cabo. Personalmente, considero que incluso si el cineasta chileno hubiera realizado una película convencional, repleta de estrellas de renombre, es probable que hubiera sido un fracaso total en su momento. Tal vez, con el paso de los años, habría adquirido cierto culto, pero creo que, al enfocarse tanto en la parafernalia, desde el diseño de vestuario hasta las estrellas que reclutó, habría prestado más atención a la imagen que a la historia. A veces, menos es más y, en su caso, probablemente, dejar el proyecto en el baúl de los recuerdos fue lo mejor.

 

Comentários


bottom of page