“The Green Knight” (2021): los miedos del caballero

Actualizado: sep 9

Sir Gawain y el caballero verde, un poema de finales del siglo XIV que fue editado por

J.R.R. Tolkien, es adaptado por el director David Lowery, quien no teme ajustarlo a las tendencias actuales.


Por Sebastián Kawashita CRÍTICA/ CARTELERA INTERNACIONAL

El poema de Sir Gawain y el caballero verde versa sobre los códigos de honor que se respetan en la caballería. Contrario al texto, The Green Knight retrata a un héroe que está lejos de ser un digno caballero. El director prefiere ahondar en los matices del personaje, al punto que la película entera es el enfrentamiento de Gawain contra el enemigo más trascendental: él mismo.


Durante la festividad de la navidad, Gawain (Dev Patel), sobrino del rey Arturo, acepta el reto de un caballero místico: asestarle un golpe con la espada y, a cambio, buscarlo un año después para recibir el mismo castigo. Así, Gawain deberá emprender un viaje hacia el caballero verde para cumplir su promesa y conservar su honor.


Lowery tiene una afinidad por hablar de personajes que no pueden huir de sus designios. Lo vemos en Historia de fantasmas, con Casey Affleck, quien se encuentra encerrado en la eternidad y destinado a contemplar la vida transcurrir. También dirige este tipo de personajes en Un ladrón con estilo, con Robert Redford, quien interpreta a un anciano que disfruta asaltar bancos por lo que constantemente intenta escapar de la justicia. En The Green Knight, el protagonista empieza como un individuo con poca experiencia para formar parte de la mesa redonda, por lo que acepta un reto que lo obligará a convertirse en caballero. Después de su compromiso Gawain no puede escapar de su deber, el código de caballería es más grande que él.


La inferioridad del protagonista queda expuesta en una conversación que tiene frente a varios caballeros: “No tienes historias que contar, todavía”, le dice la reina cuando el rey le pide que lo deleite con una anécdota. La falta de aventura lleva a Gawain a aceptar el reto del caballero verde. El conflicto surge cuando el protagonista es consciente de que se encuentra encerrado en un juego que preferiría evitar. Sin embargo, su “hazaña” está muy presente en el mundillo político. El encuentro entre Gawain y el cabellero verde es, incluso, recreado en los teatros de títeres, lo cual sirve como recordatorio de que aceptar el reto no fue un evento aislado, y que para trascender como caballero deberá aceptar, también, la fatalidad de su destino.


La puesta en escena está cargada de elementos clásicos de historias épicas: amplios y diversos paisajes, castillos y doncellas, bandidos y señores feudales, animales parlantes y humanos gigantes. Aparecen personajes que bien podrían ser aliados o villanos, pero Lowery prefiere emplearlos, como entes aleccionadores que ponen a prueba el valor de Gawain. El acto mismo de recibir el golpe como dicta la promesa del caballero verde es un simbolismo. Las acciones y decisiones que toma Gawain luego de conocer a los misteriosos personajes durante su travesía son, finalmente, las que definen su validez como futuro caballero.


Lowery nos presenta a un personaje con muchos miedos, alguien que no dudaría en huir de su fatal destino. Por lo que es inevitable encontrar ciertas similitudes entre The Green Knight y La Última Tentación de Cristo. Mientras Scorsese convierte a Jesús (William Dafoe) en un ser humano con temores y arrepentimientos, Lowery cambia al noble Gawain del poema original por un individuo con resistencia a sus deberes. Jesús y Gawain, antes de aceptar abiertamente sus destinos, combaten contra la idea de abandonar el camino. No es gratuito que los desenlaces de ambas películas encuentren demasiados puntos de convergencia.


El director se toma varias libertades al llevar el poema clásico de Sir Gawain a la pantalla grande. Claro que estas decisiones están lejos de ser arbitrarias. Probablemente, la publicación del cuento sirvió para dar una moraleja sobre qué implica ser un caballero, mientras que la película señala que el honor es más que actos de valentía. Lowery decide retratar el honor como una travesía compleja y extenuante. Vale decir que en ambas versiones el camino del protagonista está lleno de tropiezos, pero la mirada de ambos autores discrepa: el Gawain del cuento aparece casi como un modelo a seguir. Mientras que el Gawain que nos muestra Lowery transmite la humanidad de quien se equivoca, como todos nosotros.




Entradas Recientes